La lenceria: tendencia "impuesta" por las celebrities


Sí, eso parece...La lencería retoma patrones, diseños y el lugar que hace unos cuantos años ocupaba en cualquier armario femenino. No se trata de la vuelta a la tiranía del corsé y a la renuncia total a respirar para lucir, pero sí consiste en el uso de prendas que ayudan aún más a potenciar el resultado final de cualquier diseño.

Díficil "posición", pues se ve sometida a pasearse oculta y el mostrarla puede ser tomada como señal de descaro y exhibicionismo. Quizás ha llegado la hora de que la lencería sea la prenda It, dentro y fuera.


Imagen de una producción de la revista Issue.

Jóvenes londinenses retratados por Stylesightings.
Ella combina una falda de tubo con una combinación al descubierto en tono fucsia.



Se han recuperado símbolos de los años 50 como las pin-up y una variedad escénica casi olvidada, el burlesque. Un género con actitud cabaretesca, a medio camino entre la insinuación, la picardía y el erotismo, con una alta dosis de sofisticación. Su gran precursora, Dita Von Teese, ha creado escuela. Un estilo cuídado, mucho más elaborado que un simple carmín rojo y una melena ondulada.


Girls Aloud es un grupo de pop británico que para su último disco,"Out of Control" han elegido una imagen que emula a las mejores vedettes del Berlín de los 30.


Chicago Starlets. Su show gana relevancia y a través de su blog presentan a las vedettes y la programación de sus espectáculos.


Gala Gonzalez en su archifamoso blog Amlul´s Closet ya ha lucido en alguna que otra ocasión lencería a la vista de todos. En esta ocasión, se inspira en la película Blade Runner (fotograma anterior).

Nuevos iconos del cine como Megan Fox se decantan en sus apariciones por ese estilo femme fatale. Entre sus estilismos nunca faltan los vestidos negros de estilo corpiño para resaltar su impresionante figura. Con una imagen más relajada Scarlett Johansson también es asidua a estilismos más angelicales optando por blusas abullonadas o vestidos de tipo corolla o prendas más exuberantes como palabras de honor, faldas lápiz combinadas con chaquetas de print animal ( su actual campaña para Mango).



Megan Fox, la actriz más mediática y polémica del momento suele elegir vestidos encorsetados en versión Little Black Dress para realzar su exhuberante figura.


En el plano musical también tenemos buenas muestras de este nuevo juego de provocación. Ya hace tiempo que cantantes como Kate Perry se hicieron un hueco en el pódium de las chicas buenas que juegan a ser lolitas o viceversa según la ocasión y el momento. Pero poco le duró el reinado con la aparición de Lady Gaga, el último ejemplo del rápido despegue de un artista que llena portadas. Sin duda, han ayudado a catapultarla: la ambigüedad a la que jueva con su vida privada, su look ochentero, tan actual, y su afición por pasearse en ropa interior por escenarios, platós y demás apariciones públicas.
Nadie le puede discutir el privilegio de ser la responsable de la vuelta del body y los bustiers como prendas de calle. Sin olvidarse de la repitición hasta la saciedad del Single Lady de beyoncé. Por cierto, ambas han sido las grandes triunfadoras de los MTV Awards.

Kate Perry desde el lanzamiento de su carrera la hemos conocido como una jóven pin-up de aspecto dulce. En sus estilismos prendas de talle a la cintura y ceñidas, siempre en tonos pasteles.


La reina indiscutible de los looks imposibles, aunque cautivadores. Estilo ochentero, que a pesar de la escasez de prendas que luce, consigue una imagen recargada y ampulosa. Personaje divertido y con metas muy ambiciosas: seguir la estela de Madonna.


Los adolescentes que empiezan interesarse por la moda tienen a su "disposición" sus propias trendsetters, figuras a las que juran fidelidad ferviente hasta que otra ocupe su lugar. Por ahora el trono está en poder de las Gossip Girls y en el tema que nos atañe Blair Waldorf (Leighton Meester) es la reina sin dudas. Mezcla de niña bien con las mejores firmas a su disposición y arpía despiadada cuando alguien se cruza en su camino. Pero eso sí, ambas personalidades siempre impecables y con un gusto de gran señora de sociedad que no deja nada al azar en su cuidada imagen, empezando por la ropa interior, corsés, combinaciones y medias sujetas con ligas, prendas exquisitas y algo inusuales para jóvenes de instituto, por muy Upper East Side que sea.



Vestidos lenceros, medias de encaje, calzas, minifaldas, zapatos de pulsera...son algunas prendas básicas del estilo preppy neoyorkino.


Y para rematar esta nueva importancia que ha ido retomando la ropa interior y su sofisticación, Vogue nos sorprende con su portada y su producción de moda principal donde encaje, satén y seda comparte protagonismo con Isabella Fontana, top brasileña que pone todo su énfasis para emular a una Sophia Loren al más puro estilo Dolce Vita.


Portada de Vogue Septiembre. La chaqueta y el sujetador de encaje pertencen a la firma Louis Vuitton lo que corrabora que los grandes de la moda de lujo también han visto un filón en la lencería.


Isabella Fontana como una ninfa ataviada con un vestido de chifón de seda firmado por Nina Ricci.

Quizás la lencería no tenga sus propias páginas en el listado de tendencias del Colecciones, pero está claro que no pasa desapercibida a lo largo de toda esta editorial.

Merece la pena seguir indagando sobre ello, porque al fin y al cabo, lo interior puede llegar a estar más a la vista que nunca.

Como última prueba, los primeros pases 100% lenceros del desfilede Lydia Delgado ayer en Madrid.

Desfile de Lydia Delgado en Madrid Fashion Week 09






Continuará ...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta realmente genial

Mary dijo...

Muy bien escrito, es un placer leerlo

Streetstyle

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author