DESFILE BIOMBO JÓVENES DISEÑADORES

A menos de un mes de que de comienzo Cibeles Madrid Fashion Week, la moda invade la capital con un desfile organizado para promocionar a los nuevos talentos del panorama nacional.
El lugar elegido para ello, fue el Silk & Soya, un espacio oriental que destila diseño y buen gusto, hasta en los uniformes de sus trabajadores, gracias a Kenzo.
El pasado jueves 15 de enero el "Lounge del Silk" se convirtió por una noche en pasarela, pudiendo disfrutar de un “menú” de lo más variado.
Cuarenta minutos de demora en el comienzo del evento, fue suficiente para analizar al expectante público; nos entretuvimos con los estilismos de algunos, la cara de aburrimiento de otros, o los tocados lucidos por Ruth Vidal, el alter ego de Luna Maga, y sus acompañantes. Entre rostros conocidos destacar la presencia de Nilo Manrique y Lucia Hoyos. Finalmente se apagan las luces. Revuelo en el back stage, suena la música y comienza el “espectáculo”
Gori de Palma es el encargado de inaugurar el “Primer desfile Biombo de jóvenes diseñadores” con una colección ecléctica, mezcla de sobriedad y sofisticación. Trajes sastre en sus múltiples versiones. Chaquetas de líneas rectas, con marcado acento en los hombros, que se combinan con faldas, mini-shorts, o pantalones de cintura alta y pinzas que señalan la silueta femenina, remarcando los tobillos, con un fino cinturón como único adorno y que recuerdan a los trajes de la Segunda Guerra Mundial. Blusas transparentes, vestidos donde se mezclan tejidos como el ganchillo y el algodón, y faldas que imitan farolillos de feria de abril.




En abierta contraposición con lo visto hasta el momento, comienza el desfile de LUNA MAGA, una colección femenina que apuesta por los tejidos naturales como el chifon, la seda o la organza en colores pastel, rematados con hilos dorados o lentejuelas, los volúmenes, los escotes asimétricos y los complementos. La ausencia de originalidad en los diseños (hubo alguno que otro repetido en distinto color) intentaba ser suplida por los tocados lucidos por unas modelos que jugaban a hacer cucamonas ante los fotógrafos. Una diseñadora muy orgullosa de su obra (vestida de arriba abajo por ella misma), aplaudió sus diseños desde primera fila.



Cómo salidos de Ciberdog, la tienda más futurista de Camden Town, y al ritmo de Fat Boy Slim, hacen su aparición en el salón, los elegidos para la puesta en escena de SOK FOK: de camino al gimnasio del barrio. Moda urbana, donde la capucha cobra autonomía propia. Un maquillaje agresivo que se oculta tras gafas y mascaras metálicas, que acompañan a pantalones rectos de enormes bolsillos que se esconden tras botas gigantes. Ropa cómoda y vanguardista, solo apta para los más arriesgados.
LOLA CUELLO, devuelve la normalidad a la pasarela con una puesta en escena más tranquila. Fiel a su filosofía marcada por una elegancia demasiado depurada, sus creaciones son femeninas y lineales. Con el blanco, el negro y el gris como referencia, cobra protagonismo la parte de arriba, donde la diseñadora se deja llevar por los volúmenes en las mangas, y las espaldas descubiertas, que se complementan con faldas tubo, apostando por el punto como el accesorio perfecto.

Toma el relevo SARAI FERNÁNDEZ, llenando el salón de luz, gracias al blanco roto de sus modelos. Una original colección que desvela la cuidadosa elaboración de las prendas, otorgando alta importancia a la ornamentación, la cual consigue no pasar desapercibida, empleando para ello figuritas de porcelana o cencerros dedicados a otros usos. Para sus diseños elige el algodón y las sedas naturales. Pantalones por encima de la rodilla con grandes lazos a los lados, minivestidos que juegan con los volúmenes gracias al efecto can-can y cortes evasé, son las apuestas de esta gallega.

Y como colofón final, la apuesta de ZAZO&BRULL, unos diseñadores muy personales que tratan de otorgarle el valor que se merece a sus diseños, creándolos dentro de un contexto que intentan reflejar en cada colección. Esta vez han recuperado a la mujer romántica del siglo XVIII, actualizándola con vestidos sugerentes y vaporosos, aunque sin olvidar los adornos propios de esa época. Mención especial merecen las hombreras de líneas rectas que combinan con todos los modelos.

Tras el saludo de los últimos diseñadores, aplausos cumplidos y un regusto a poco. ¡Habrá que esperar a Cibeles!

3 comentarios:

DeMoDé dijo...

genial!!!
FIRST ROW!!!
Zenkiu!!

Raquel Gratis total dijo...

vaya, yo estuve alli! la próxima tenemos que vernos!

DeMoDé dijo...

Estuvo Vanesa (NESA) pero sí, el próxima sarao nos vemos...

Streetstyle

 

Flickr Photostream

Twitter Updates

Meet The Author